Cuál es el aislante térmico más adecuado para una chimenea y cómo instalarlo.

¿Por qué aislar el tubo de la chimenea?

Cada vez se le está dando más importancia al hecho de disponer de un aislamiento de calidad, efectivo y duradero en cualquier edificio, ya sea éste una vivienda, nave industrial, oficinas, etc. Esta importancia es más que merecida, ya que las ventajas que se obtienen tras la instalación de este tipo de productos son incalculables, especialmente en lo relativo a la eficiencia y al ahorro energético. No obstante, un buen aislamiento no sólo es imprescindible en edificios o en sus elementos constructivos, hay muchísimas superficies que también necesitan estar aisladas térmicamente.

Normalmente pasa desapercibido, pero el tubo de la chimenea debería estar siempre aislado térmicamente, sobre todo si va por el exterior y está a la vista. A parte de que si se tiene contacto físico con él y la chimenea está encendida puede producir grandes quemaduras, las paredes cercanas al recorrido del tubo se van poniendo negras con el paso del tiempo. Esto es así porque al transmitir el calor, va perjudicando a los materiales que forman parte de la pared como el yeso, la pintura, etc., que se van ennegreciendo.

En ocasiones el tubo va por el interior de la tabiquería dentro de una cámara de aire, y este espacio también debería estar provisto de aislantes térmicos ya que puede originar humedad por condensación debido a las altas temperaturas que alcanza. Nos vamos a centrar en el aislamiento del tubo de la chimenea únicamente, ya que referirse a la superficie (cámara de aire en la que se encuentra cuando va por el interior) es un aislamiento común de tabiquería o fachada.

¿Cuál es el mejor aislante térmico para el tubo de la chimenea?

Si se quiere aislar únicamente el tubo de la chimenea y éste se encuentra en una cámara de aire, se pueden utilizar tanto aislantes reflexivos como lana de roca. Ambos presentan gran resistencia ante el fuego y disminuyen la velocidad con la que éste se propaga en caso de incendio, protegiendo los materiales de la superficie donde estén instalados.

Aislantes reflexivos

La ventaja principal de los aislantes reflexivos es que tienen un espesor de entre 3 y 30 mm. dependiendo del modelo, y pese al poco espacio que ocupan son igual o incluso más resistentes que otros aislantes térmicos pero en un espesor menor, lo que indica que son más efectivos.

Se pueden colocar tanto en el interior de una cámara de aire como en el exterior, y se adaptan perfectamente a la forma del tubo, por lo que no habría ningún problema para instalarlos en él. Adicionalmente, añadir que es el aislante idóneo para tubos situados en el exterior, ya que se puede dejar a la vista y además no generan alergias ni problemas para la salud, ni en el momento de su instalación ni con el paso del tiempo.

Lana de roca

Es un tipo de aislamiento térmico muy eficaz y resistente, pero a diferencia de los reflexivos ocupa mucho espacio, y para proporcionar el mismo nivel de aislamiento se precisa mucho más material.

Será el tamaño y el lugar donde se sitúe el tubo lo que determinen si instalar lana de roca es la mejor alternativa, ya que si el tubo va muy pegado a la pared no quedará espacio suficiente.

La principal implicación derivada de esto es que este aislante no se podrá colocar si el tubo pasa por el exterior, ya que además del espacio que se necesita para poder instalar este material, la lana de roca no queda bien a la vista, es mejor que vaya cubierta.

lana de roca

En conclusión, para decantarse entre un aislante y otro se deberían tener en cuenta muchas variables: dónde se encuentra el tubo (en el interior o en el exterior), de cuánto espacio disponemos para colocar el aislamiento y sobre todo, las propiedades y características de cada uno de ellos.

Nosotros recomendamos la instalación de aislamientos reflexivos, porque son productos muy versátiles y adaptables, y proporcionan un gran aislamiento sin reducir prácticamente nada el espacio de la superficie donde se instalen.

¿Qué modelo es el más adecuado para aislar el tubo y cómo se instala?

Uno de los productos que comercializamos en  Arelux es la Gama AislaTermic, compuesta por diferentes modelos de aislamientos reflexivos, en la que se encuentran tanto multicapa como con base de burbujas de aire seco. Desde nuestra experiencia en el sector y nuestro conocimiento de estos aislantes, recomendamos que el modelo que se utilice para el aislamiento del tubo de la chimenea sea el modelo AislaTermic.

De entre todos los aislamientos de la Gama, hemos escogido el modelo AislaTermic porque su comportamiento ante el fuego es el mejor. Cuenta con certificados que avalan su resistencia y que retrasa su propagación, proporcionando una mayor seguridad.

Otro aspecto a considerar es que mide únicamente 4 mm. de espesor y se adapta perfectamente a la forma del tubo.

Teniendo en cuenta lo anterior y sabiendo que además es aislante muy resistente térmicamente, no supone un problema que el tubo de la chimenea alcance temperaturas muy elevadas porque no disminuirá la efectividad de este aislante. Como vemos en la foto, si se colocara en el exterior y por lo tanto a la vista, la apariencia del tubo no diferiría mucho de la que tiene normalmente, ya que son colores y acabados bastante similares.

Tanto este modelo como todos los aislantes reflexivos en general son productos muy fáciles de instalar, principalmente debido a su espesor y a que son modelos muy ligeros y flexibles. Son tan fáciles de manipular que se pueden cortar con tijeras y cúter y unirse con cinta adhesiva, y no hace falta ser un profesional para instalarlos, independientemente de la superficie.

Para su instalación, sólo se tiene que medir el tubo de la chimenea, para saber qué cantidad de aislante es necesaria para cubrirlo. Posteriormente hay que colocar el aislante sobre el tubo rodéandolo y asegurando que no quede ningún espacio vacío, porque se escaparía el calor. Por último, se coloca Cintalux Aluminio (una cinta autoadhesiva reflexiva) por la parte que quede menos visible para que no quede “feo” a la vista.

¿Por qué comprar en Arelux?

En Arelux somos especialistas en la distribución de materiales de la construcción orientados al ahorro y eficiencia energética. En nuestra cartera de productos está disponible la Gama de aislantes térmicos y acústicos reflexivos AislaTermic,  que cuenta con aislantes tanto multicapa como con base de burbuja de aire seco, y todos ellos de gran calidad.

En Arelux trabajamos tanto con clientes profesionales como con particulares, por lo que cualquier persona puede beneficiarse de las ventajas que supone instalar estos productos sin la necesidad de ser un profesional del sector.

Todos los aislantes cuentan con certificados, estudios y ensayos que homologan las características, calidad y eficacia de los mismos. Además, contamos con una especial vocación de servicio hacia el cliente, nos enfocamos en la excelencia y ofrecemos a nuestros clientes soluciones que satisfagan los estándares de calidad con la mayor garantía.

Estamos especializados en la venta de materiales para la construcción y en nuestra cartera de productos encontrarás aislantes termo-acústicos y todo tipo de pinturas con propiedades de aislamiento térmico y anti-humedades.

¿Quieres obtener más información?

Si quieres más información, que resolvamos alguna consulta o deseas que te elaboremos un presupuesto personalizado sin compromiso, no lo dudes: